Cuando nos ofrecen un encargo de RSI (remote simultaneous interpretation), los intérpretes tenemos dos alternativas: trabajar desde nuestras casas o desde estudios de interpretación profesionales (hubs).

Trabajar desde casa tiene la ventaja de que no perdemos tiempo en desplazarnos y puede resultarnos más cómodo. Por el contrario, corremos el riesgo de que haya ruidos inesperados mientras interpretamos (que pase una ambulancia, que ladre el perro, que grite el niño…) o cortes de conexión.

Un estudio de interpretación o hub es una solución profesional donde los intérpretes trabajamos desde cabinas insonorizadas, con un técnico especializado y donde los riesgos de cortes de conexión son inexistentes gracias a la potente fibra óptica contratada y los ordenadores de back-up con los que cuentan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *